Esta deliciosa crema tiene su origen, como su nombre lo dice, en Cataluña, España, y representa una tradición que data de tiempos muy antiguos. Versátil son los usos que se le dan a este postre, que también puede llamarse crema pastelera o “quemada”. Sin embargo, suele servirse de una manera muy tradicional, en recipientes de barro que conservan su sabor inigualable. Veamos entonces cómo se prepara de manera fácil la crema catalana.