La primera receta de albondigas de pollo la introdujeron los árabes y a partir de ese momento, la receta se universalizó. Tiene distintas formas de elaborarse dependiendo del país o región en que uno se encuentre, ya que las especias y condimentos varían pero la esencia del platillo es la misma. Son una comida fácilmente adaptable y que disfrutan tanto los adultos como los más chiquitos de la casa.

Esta fácil y rápida receta de albondigas de pollo es muy saludable, ligera y digestiva. Si estás tratando de encontrar comidas para bajar de peso, puedes prepararla en casa. Acompáñala con arroz blanco, pasta, verduras, ensalada, papas al vapor e incluso papas fritas.