El caldo de pollo casero es una manera saludable y simple de aprovechar los beneficios nutritivos de las verduras y el pollo. Y su preparación es tan simple que te provocará realizar esta receta de caldo de pollo cada vez que sufras de algún malestar.

El simple caldo obtenido con esta receta es utilizado como ingrediente base en muchas preparaciones. Y es que el sabor y la sustancia que agrega a los platillos es simplemente deliciosa. Además de ser altamente nutritivo, puedes realizarlo en casa sin ninguna complicación.

El origen de esta receta de caldo de pollo data de muchos años atrás. Y se dice que era utilizada principalmente como un remedio curativo. Ya que además de que era fácil de digerir, tenía propiedades curativas contra los catarros, los resfriados y los malestares estomacales.

Su preparación consiste más que todo en hervir un conjunto de verduras con algunas piezas de pollo. Lo que se recomienda es utilizar piezas de pollo sustanciosas que le aporten mucho sabor al caldo, tales como una pechuga, un muslo o un pescuezo.

Y por parte de las verduras, aquí si tenemos campo abierto, pudiendo utilizar cualquier verdura que se nos venga en gana. Siendo las más comunes en la receta de caldo de pollo la zanahoria, la papa, el ocumo, la cebolla y el apio.

Al momento de servir la receta de caldo de pollo es donde encontramos la mayoría de las variantes. Ya que hay gente que prefiere servir un caldo bien sazonado. Mientras que hay otras personas que acompañar con una mazorca, una presa de pollo y ¿Por qué no? unos toques de zumo de limón para darle aún más gusto.

Sea cual sea la forma en la que decidas servir el delicioso caldo de pollo, lo primero que debes de hacer es seguir paso a paso esta receta.