Otra prueba de que la carne de pollo es de las más versátiles en todo el mundo es esta receta de croquetas de pollo. Y es que además de ser una preparación deliciosa, es muy sencilla y rápida de hacer.

Las croquetas de pollo es un plato que sirve de aperitivo y que ha existido desde hace mucho tiempo. Dándonos la oportunidad de perfeccionar y personalizar la receta de nuestras abuelas.

En esta ocasión traemos una receta de croquetas de pollo cuyo secreto está en la elaboración de una deliciosa bechamel. La cual constituirá una masa que dejaremos reposar por un largo rato dentro de la nevera para que se endurezca.

La creación de las croquetas se la debemos a los franceses. Y gracias a que fueron servidas por primera vez en un banquete para un príncipe de Inglaterra, fueron consideradas como un platillo de la nobleza. Sin embargo, unos años después se comenzó a divulgar el platillo por el resto de Europa. Convirtiéndose hasta el día de hoy en un aperitivo tan clásico como los tequeños y los deditos de mozzarella.

La verdad es que podemos convertirnos en adictos a esta receta de croquetas de pollo. Sobre todo cuando a nuestros niños les puede llegar a gustar tanto como a nosotros. Y además, esta es una receta que puedes preparar y guardar en la nevera todas las veces que quieras. Tal cual como unos deliciosos tequeños, que puedes preparar con antelación y freírlos justo cuando quieras sorprender a tus familiares o invitados.