Las espinacas son de esos alimentos que o te gustas mucho o no te gustan nada, no tienen un punto intermedio. Esto se debe a que por su sabor insípido a muchas personas no les llama la atención a la hora de comer.

En este caso las espinacas estarán acompañadas de una de las frutas favoritas a nivel mundial, las fresas. ¿Fresas con espinacas? Si, son una combinación única, exquisita y refrescante, perfecta para un día en la piscina o para aquellas personas que les gusta lo saludable pero no dejan de comer sabroso. Aquí aprenderás como hacerla.