Existen muchas formas de incluir los huevos en el desayuno. De hecho alrededor del mundo hay países que mantienen una tradición específica de cómo prepararlos y acompañarlos junto con otros ingredientes. Como por ejemplo, la receta de huevos rancheros. Originaria realmente de México, pero copiada y personificada en muchas regiones de América, principalmente en el sur de los Estados Unidos.

La clásica receta de huevos rancheros en México se compone de huevos fritos o huevos revueltos. Acompañados con tortillas de maíz rebosadas en aceite caliente con ajo por unos segundos para ser ablandadas. Y se sirven junto con una porción de frijoles fritos, queso rallado, unas rodajas de aguacate. Sin olvidar salsa picante elaborada con tomates, cebolla y el típico ají jalapeño.

Este plato tradicional lo puedes encontrar como menú de desayuno en muchos restaurantes mexicanos. Mientras que los estadounidenses les gusta servirlo tanto de desayunos como los famosos “Brunchs”. Acompañado de ricas mimosas para disfrutar una merienda de tarde.

A diferencia de los mexicanos, a los americanos les gusta servirlos igualmente fritos o revueltos, pero también ponchados donde la yema se deja cruda. Y la composición del plato consta de tocino, tostadas con mantequilla, salchichas y natilla.

Incluir los huevos como alimento principal en el desayuno siempre es una buena opción para iniciar el día. Además, permiten sacarnos de apuros en cualquier preparación. Ya que son de rápida cocción y se adaptan perfectamente a cualquier menú nutritivo y saludable. Nos llenan de bastante energía para arrancar con cualquier actividad rutinaria que nos depara el día a día.

Conoce como preparar un potente y sencillo desayuno con esta receta de huevos rancheros que te mostraremos a continuación. Inspirada en la receta tradicional mexicana para que no pierdas la idea de en qué consiste.