Generalmente, hacer que nuestros niños consuman alimentos de gran contenido proteínico, y que le suministren una amplia gama de vitaminas y minerales fundamentales para su sano crecimiento, es una tarea titánica porque tienden a no ser de su agrado. Por eso creemos que es oportuno que conozcas una alternativa no solo nutritiva sino también deliciosa. Te hablamos de la merluza, ese pez de carne blanca y suave que puedes preparar rebozado y darlo de comer a tus hijos como palitos crocantes. En este artículo te enseñaremos cómo hacer esta sencilla y práctica receta.