La baguette siempre nos suele traer a colación asociaciones con Europa, ya sea por cuestiones mediáticas del cine o de transculturización, pues es innegable que se ha convertido en uno de los símbolos típicos de la sociedad francesa; las imágenes más bellas del viejo mundo, las calles, puentes y plazas de París, así como también los pequeños pueblos de la Italia. Sin embargo, gracias a la globalización, las culturas tanto de Europa como América se han transferido ciertos aspectos de sí hacia el otro, por esta razón podemos encontrar este tipo de panes en casi cualquier parte del mundo. Hechos de harina de trigo, largos y con una corteza dorada y crujiente que se vuelve apetecible a simple vista. En este texto vas a aprender paso por paso cómo elaborar una deliciosa receta de pan de baguette con la que puedas darte un gusto en cada bocado.