Podemos encontrarlo de dos formas: como pan Ezequiel o pan Esenio, llámese por el nombre que sea más popular; es un pan delicioso hecho a base de 4 tipos de cereales como el trigo, espelta, cebada y mijo además de las lentejas y la soja que le dan su característico sabor.

Uno de los beneficios que tiene este pan diferenciándolo de los demás es que por sus ingredientes naturales no necesita levadura en su preparación.

Se recomienda la ingesta de este pan a personas que sean alérgicas a los componentes de los panes tradicionales además de ser muy provechosa ya que su receta tiene la flexibilidad de añadirle frutos secos como las avellanas, pasas o nueces para tener más nutrientes.

Se recomienda que se mantenga bien refrigerado ya que sus elementos no procesados le proporciona un tiempo corto de vida si se deja a temperatura ambiente; por otro lado para darle más sabor al momento del desayuno, almuerzo o acompañante de meriendas provechosas se recomienda tostarlo o untarlo con mermeladas.