Este increíble pan se destaca por sus características masa aireada causadas por esos agujeritos de diferentes tamaños encontrados en su centro.

El pan gallego pertenece al grupo de panes súper hidratados  porque mientras mayor sea su tamaño tendrán mucho más sabor además de esa sensación liviana en el interior de este.

Se recomienda degustarlo cuando se encuentra tostado y untado con cualquier crema, bien sea de maíz, tocineta o la deliciosa crema de sardinas con cebolla redonda haciendo un bocadillo perfecto para acompañar entre comidas o en una reunión para agasajar a los invitados.

Necesitas paciencia para que el centro del pan quede aireado porque toma su tiempo de cocción en el horno, no es recomendable presionarlo para que la masa no se compacte antes de tiempo.