La cuna de nacimiento del pan negro es Rusia y a pesar de ser elaborado por primera vez hace mucho tiempo sigue siendo objeto de gran importancia para la cocina soviética por su sabor delicioso ligeramente dulce y su característico color diferenciándolo de los panes convencionales blancos o integrales.

Este pan tiene muchos beneficios, uno de los cuales sería el incremento de la circulación por sus componentes que ayudan a dilatar los vasos sanguíneos, procedente a esto la sangre recorre con mucha más facilidad nuestro cuerpo, los doctores lo recomiendan a los pacientes que padecen de enfermedades vasculares tales como la hipertensión.

Debido a los ingredientes altos en fibras nos ayuda a regularizar la flora intestinal sin necesidad de cualquier medicamento ni recurrir a la sobre ingesta de esta, además de que es una opción considerable si se quiere comenzar una dieta y bajar de peso rápido, sin mencionar que te ayuda a mantener las energías altas a lo largo de tu jornada diaria o antes de hacer ejercicios.