Los pasteles en la mayoría de los casos son empleados para hacer celebraciones. Para esto, se hacen con antelación distintas recetas y se procede a hornear el producto final. Sin embargo, en algunas ocasiones no contamos con un horno a la mano para realizarlo. Por ello, existen variantes de pasteles o postres que no requieren de horno. Un ejemplo de esto es el postre de gelatina, que solo requiere refrigeración.

La gelatina es un alimento muy saludable que integra la mayoría de las dietas. Esto se debe a que aporta gran cantidad de proteínas y nutrientes de una forma deliciosa. La misma, es extraída del hervor de ligamentos, huesos y articulaciones de animales como la vaca y el cerdo. El producto que se obtiene se deshidrata para formar el polvo que conforma la gelatina.

Además, la gelatina no solo se usa en la cocina como un postre delicioso. Sino, también como un espesante de otros productos de cocina. Para hacer las capsulas blandas de los medicamentos. También es empleada para hacer pegamentos en barra. Por otro lado, es ideal para mejorar el cuidado de la piel, cabello y uñas. Esto gracias a su gran aporte de colágeno que conforma estas estructuras.

En este sentido, un postre ideal y saludable que no requiere horno es el pastel de gelatina. Este representa una solución para salir de apuros de este tipo. Consta de una mezcla de gelatinas de varios sabores suspendidas en una mezcla de crema deliciosa. A continuación, la receta de pastel de gelatina que te encantara.