Este pastel es más antiguo de lo que muchos imaginan. Basado en los relatos de algunos escritores, las primeras preparaciones fueron hechas en épocas medievales. Donde servían este postre en grandes banquetes y fiestas de la realeza inglesa. Por fortuna se mantuvo a lo largo del tiempo. Y a pesar de sufrir algunos cambios, hoy en día la receta de pastel de limón mantiene su esencia.

A este pastel también se le conoce con el nombre de “Lemon pie” o “Pie de Limón”. Más tarde su extensión llego a toda América comenzando por Estados Unidos. Donde se encargaron de modificar un poco más la original receta. Según cuentan, fue en el siglo XVII cuando inventaron el famoso merengue como decoración final del pastel.

La receta de pastel de limón consta de 3 fases. La primera es la preparación de una base crujiente, hecha en un principio con harina, mantequilla, azúcar y yemas de huevo. Pero hoy en día, algunos preparan la base con galletas de mantequilla, trituradas y diluidas en mantequilla derretida. Lo que termina siendo igual en textura y casi idéntica en sabor a la masa horneada.

Luego se prepara una crema de relleno, muy parecida a la tradicional crema pastelera. La cual se sustenta principalmente de ralladura y jugo de limón. Además de maicena, mantequilla, yemas de huevo y azúcar. Esta se vierte sobre la base y se refrigera para que logre más firmeza. Y se termina decorando con el merengue clásico de claras de huevo, azúcar y esencia de vainilla.

La siguiente receta de pastel de limón está basada en la forma más tradicional pero también rápida y fácil de prepararla. Pensando siempre en la practicidad y tu comodidad. Es tan sencilla de hacer que no necesitas ni el uso del horno.