El pollo frito es una de las especialidades más conocidas y aclamadas en todo el mundo. Y es que ¿a quien no le gusta una buena y deliciosa canasta de pollo frito, con unas piezas jugosas y crujientes? Acompañado con el hecho de que puedas hacerlos en casa, de una manera rápida y sencilla. Es por esto que no hemos dudado al preparar esta exquisita receta de pollo frito, que sin duda te hará agua la boca.

Es de lógica pensar que la fritura no es precisamente la presentación más saludable de la carne de pollo. Sin embargo, tenemos que tener en cuenta que un gustico de vez en cuando, no hace mal a nadie. Y si te mueres por esta receta de pollo frito, te recomendamos prepararla una vez al mes.

Las frituras han estado presentes en el mundo desde la edad media. Sin embargo, fue a comienzos del siglo XIX que el pollo frito comenzó a tomar auge en los Estados Unidos. Ya en gran parte de Europa existía la tradición de freír el pollo, pero fueron los afroamericanos los que perfeccionaron la receta. Hasta convertirla en una comida básica de su raza y posteriormente en una comida típica del sur de los Estados Unidos.

Tal como se ve en la película “The Help” o “Criadas y Señoras”, para ese entonces se acostumbraba utilizar la manteca vegetal para la receta de pollo frito. Esto con la finalidad de freír y darle al pollo una consistencia crocante y jugosa.

Sin embargo, para esta receta de pollo frito, no hará falta que comiences a buscar la manteca vegetal de la película. Ya que hoy en día, se acostumbra a sustituir la manteca por el aceite vegetal. Y a diferencia de los europeos, que freían el pollo sin enharinarlo y directamente sobre la piel. Aquí vamos a enharinar y a condimentar la corteza de la carne para hacer una típica y deliciosa canasta de pollo frito.