La gran versatilidad que nos permite el arte culinario es la elaboración de diferentes platillos con ingredientes que no imaginábamos. Pensar en una tarta, es imaginarte un postre gritando la palabra dulce por todos lados, pero como veremos no es así. Una de las tartas saladas más fáciles de realizar sin duda es la de tomate. Esto es debido a que la tarta de tomate es un platillo con pocos ingredientes además de que su preparación es muy rápida.

La base de este suculento platillo es la incorporación de elementos salados, como lo son los tomates de lata u orgánicos, especias y ajo. Su textura cremosa es bien recibida por los niños, así que no tendrás inconvenientes con ellos a la hora de degustarla. Apunta los pocos ingredientes y los sencillos pasos para que realices esta magnífica tarta de tomate.